21.03.10 - Trekking a Pike Peak y Proyecto Agua Potable para Nepal
ENTRENAMIENTO FISICO Y ESPIRITUAL Tengo una semana antes de comenzar todos los preparativos finales para la expedición. Tengo que organizar todo mi...
08.03.10 - NUEVA ZELANDIA Parte II
Kayakando en el parque nacional Abel Tasman Abel Tasman fue la primera persona del occidente que navegó en las aguas cercanas a Nueva Zelandia...
07.02.10 - NUEVA ZELANDIA - PARTE I
ULTIMO ENTRENAMIENTO ANTES DEL EVEREST. Me encuentro en Nueva Zelandia. Éste es el último tiempo disponible para completar mi condicionamiento...
MI HISTORIA

Mi pasión por los viajes y la aventura empezó desde niña. Estudiaba historia del arte e historia universal en el colegio y soñaba con algún día poder ver las regiones donde los exponentes más importantes de arte surgieron y donde la historia quedó marcada para siempre. Me encantaba ver Indiana Jones e imaginarme una exploradora o ver el mapamundi y soñar con el país que tocaba mi dedo en ese momento.

Tuve la suerte de tener padres jóvenes a los cuales les gustaba viajar por Guatemala en busca de aventuras. Las recuerdos más bonitos que tengo de mi infancia fueron la subida al Volcán de Pacaya, donde tuve mi primer contacto con lava y el más especial, el viaje a Semuc Champey, donde, en esa época llegar hasta allí era una verdadera travesía en Jeep 4X4. Recuerdo la gran curiosidad con la que los niños k’ekchis nos observaban, el ruido intenso del rio Cahabon al lado de nuestras carpas, la claridad de la luna por las noches y la sensación de estar completamente lejos de la civilización.

Cuando cumplí 15 años, no soñaba con una cena de gala en algún hotel o club, mas bien quería un viaje a Europa por 3 meses. Italia fue el país que me llamaba más la atención por las innúmeras ciudades de arte, sus románticos lugares históricos y su gastronomía, entre otras cosas. A mi regreso a Guatemala estaba convencida que quería ir a estudiar  turismo en Italia.
A los 18 años, finalmente pude dar inicio a este proyecto. Estudiar en un país diferente me dio la oportunidad de responsabilizarme muy rápido y aprender a cuidarme sola.

Al terminar mis 4 años de estudios en Economía del Turismo, obtuve mi primer empleo en una cadena hotelera para trabajar con marketing, que me parecía una alternativa creativa a mi carrera económica. Empecé a trabajar en una oficina en un hotel de lujo en la paradisiaca Isla de Cerdeña. Era de nuevo un cambio de realidad que me refrescaba el espíritu. Los colores del mar, las formas de las rocas y el viento constante me daban un sentimiento de libertad y satisfacción por mi nueva vida. Pasados siete meses, cuando el verano estaba terminando, conseguí que me trasladaran a un hotel de la misma cadena en New York, una ciudad cosmopolita donde podía tener contacto con distintas culturas en un mismo lugar. La experiencia en New York fue muy importante, pues me hizo revivir mi pasión por los viajes y la aventura. Logre ahorrar la plata suficiente para comprar mi primer boleto para Asia en un viaje de inspiración y de búsqueda interior en la India y Nepal.

Esos seis meses de viaje fueron determinantes en mi vida. Encontré la inspiración que necesitaba. Sabía que ya no quería regresar a trabajar en una oficina y empecé a diseñar ropas de seda como una alternativa para sustentarme. Hice mi primer trekking en la región de los Himalayas y  descubrí mi pasión por las montañas y por un estilo de vida que adoro. Ahora trabajo una parte del tiempo como guía de montaña con Morgado Expedicoes, y la otra diseño ropas que exporto a Italia y Brasil, además de viajar independientemente durante nuestro periodo de vacaciones.

En los últimos 2 anos y medio tuve un íntimo contacto con la montana. Para mí ella es un instrumento para el auto conocimiento y el crecimiento espiritual además de proporcionarme retos y  grandes satisfacciones personales. Aprendí a convivir con el silencio, el frío intenso, las zonas remotas y los lugares inhóspitos, a recibir amaneceres, atardeceres y vistas de celestes horizontes inalcanzables decorados por picos nevados. Aprendí  a apreciar la creación divina del mundo, que no tiene fin y finalmente a sentirme parte de ella.  

Hoy mi meta es llegar a la cumbre del mundo. Es un reto difícil y ambicioso que necesita de determinación y disciplina, pero para alcanzar grandes metas necesitamos tener grandes sueños y desarrollar las cualidades humanas necesarias que nos llevaran a ellos.

Namasté.

 

Off alternate text

Diseño Web por iGuate.com