DIARIO DE VIAJES

Trekking a Pike Peak y Proyecto Agua Potable para Nepal
21.03.10


ENTRENAMIENTO FISICO Y ESPIRITUAL

Tengo una semana antes de comenzar todos los preparativos finales para la expedición. Tengo que organizar todo mi equipo que suman 70 quilos de cosas. Tengo que comprar los últimos artículos como jabón, detergente, talco, cremas, pasta dental, vitaminas, etc., pensando en los dos meses que estaré viviendo un la carpa del Campo Base. Tengo que dejar cuentas pagadas, llamadas hechas, correos respondidos  y mis próximos viajes ya organizados y publicados en la página así como mi blog y sistema de comunicación listos para usar durante la expedición.

Parece ilógico salir por una semana para seguir entrenando con todo el trabajo que tengo que hacer en Katmandú. Esa es la parte difícil del deporte que practico: el equilibrio entre entrenamiento, mi trabajo de guía y mis compromisos con medios de comunicación y patrocinadores: no puedo hacer todo al mismo tiempo y todo es igualmente necesario e importante. Debo reservar un tiempo para entrenar donde no tengo acceso a internet, debo hacer mi trabajo de “oficina” donde no tengo tiempo para entrenar, y debo guiar grupos de turistas, donde puedo entrenar pero no tengo tiempo para nada más. Ocuparse del bienestar y de la seguridad de varias personas entrando en contacto con culturas diferentes y lugares muy remotos me absorbe enormemente.

Muchas de las personas que guío idealizan mi estilo de vida como el sueño de toda persona, pero aunque para mí es el mejor, tiene su precio también y creo que no muchas personas estarían dispuestas a pagar. Hay que poner en la matemática el hecho de no tener casa, estar lejos de la familia y amigos, estar en lugares casi siempre muy precarios en cuestiones de salubridad, servicios de carreteras y transportes en general. Aunque sea así, el hecho de poder deslumbrarme cada día con la amabilidad de la gente asiática, la belleza de las montañas, la vida sin abundancia pero con tranquilidad y aceptación hacen que una fuerte atracción me haga querer regresar siempre. Talvés en algún modo quiero aprender y absorber a entender de qué dependen las diferencias de los humanos y los países. ¿Por qué Nepal es uno de los lugares más pobres del mundo y no hay violencia urbana?, ¿Por qué en Nueva Zelandia, que para mí es casi como estar en el paraíso, tiene el numero de suicidios juveniles segundo alto del mundo? ¿Por que en la India, con toda su espiritualidad la situación de la mujer es una de las crueles e injustas? ¿Por qué en Pakistán, no obstante su mala fama, es donde conocí a las personas más generosas y amables que me ofrecieron casa y comida sin esperar nada a cambio? Me hago éstas preguntas sin querer generalizar demasiado, pero más que todo queriendo entender cuál es el sistema de valores humanos que nos pueden unir a todos y que nos puede hacer personas mejores para tener una familia, comunidad, país y mundo mejor. Yo aprendí que los humanos somos una gran familia y que debemos de unirnos para poder evolucionar en lugar buscar cada vez más las diferencias que solo llevan a la guerra, enemistad, odio y rechazo.  Pensar a nivel mundial parece poco práctico e imposible, pero pensar en la calidad humana individual poniendo al lado las diferencias, en mi opinión, es el comienzo para  ese cambio que tanto necesitamos.

En nuestra era de internet y globalización, no solo tenemos acceso a mucha más información del mundo como podemos ver cómo existe interdependencia ente todos los países. No existe un país por sí solo, sino por el intercambio de recursos de todo tipo que existen entre varios países, entonces nuestra responsabilidad social debe ser global, porque el bienestar del mundo es el bienestar de nuestra comunidad también.

MANOS A LA OBRA       

Hace un buen tiempo que vengo pensando en la idea de hacer un pequeño proyecto de ayuda. Con mi estilo de vida y trabajo sin lugar fijo no sabía por dónde podría comenzar hasta que se nos ocurrió una idea bastante buena: Hacer un trekking hasta algún lugar remoto y desarrollar un proyecto comunitario hecho por jóvenes más privilegiados de otra nacionalidad. Ese proyecto lo llamamos “AGUA POTABLE PARA NEPAL”. El proyecto beneficia a unas 200 personas de un pueblo llamado Tapting en el departamento de Solukhumbu. El tanque de agua actual es un hoyo en la tierra con agua sucia que empeora durante la temporada de lluvias. El pueblo no cuenta con centro de salud. El más cercano queda a 6 horas de caminada. Proporcionando agua potable significa también evitar infecciones que muchas veces se convierten en muertes por diarreas, especialmente en niños, que no logran ser llevados al centro de salud a tiempo. Una vez identificado el problema con las palabras de los propios habitantes del pueblo, filmamos y tomamos fotos para mandarlo a un colegio de Brasil un país que también tiene necesidades y pobreza. La diferencia de éste proyecto es que será una experiencia muy enriquecedora para todos. Los jóvenes tendrán la oportunidad de conocer Nepal, un país con la naturaleza de los Himalayas y con su cultura única en el mundo, van a hacer deporte y tendrán contacto con los jóvenes locales. Además de eso se encargarán de recaudar fondos para la construcción de dos tanques de cemento y toda la tubería para llevar el agua potable desde una naciente a todas las casas que cuesta un total de 3,000 USD. Es un proyecto relativamente pequeño pero con un resultado muy beneficioso. Al final lo más importante es creer que podemos contribuir con algo, la mayoría de veces no se requiere de muchos recursos. Simplemente de la actitud de querer hacerlo y de no ser indiferentes nos hará encontrar los medios para hacerlo. Estoy consciente que no podemos resolver todos los problemas del mundo, pero hacer algo pequeño es mejor que no hacer nada, porque haciendo algo pequeño practicamos generosidad y altruismo, que son algunas las causas de las felicidad personal también.

El proyecto está programado para Diciembre 2010. Espero mandarles las novedades de un proyecto exitoso.

LA ULTIMA ETAPA DE RUMBO AL EVEREST

Estoy regresando a Katmandú donde me ocuparé de los últimos preparativos para la Expedición al Everest.

Éste 26 de Marzo estaré saliendo para Lukla, el lugar de donde comienza mi trekking que me llevará al Campo Base del Everest. Antes de instalarme oficialmente allí, voy a escalar el Island Peak, una montaña de 6,200 metros y la primera montaña que escalé en mi vida casi 3 años atrás. Fue en Island Peak donde ose pensar en el Everest por primera vez y me gusta el hecho de hacerle una visita antes, talvés solo para contarle que al final SI estoy yendo y agradecerle la experiencia que me inició en el mundo de las montañas. En Nepal se cree que las montañas son las casas de los dioses y ellos deben de dar permiso y protección para poder escalar con éxito. Verdadero o no, siento un gran respeto por el lugar y las personas que me han dado la bienvenida tantas veces.

 

Off alternate text

Diseño Web por iGuate.com