NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

NUEVA ZELANDIA Parte II

DIARIO DE VIAJES

NUEVA ZELANDIA Parte II
08.03.10


Kayakando en el parque nacional Abel Tasman

Abel Tasman fue la primera persona del occidente que navegó en las aguas cercanas a Nueva Zelandia y el primero que tuvo conocimiento de éstas islas. El parque nacional Abel Tasman es inspirado en su nombre. En éste lugar lleno de bahías de arena blanca, vegetación frondosa y pequeñas islas rocosas con focas decidimos que la mejor manera de entrenar es remando un kayak. Llenamos la parte central del kayak con comida, carpa, cocinilla y gas para un viaje de tres días en el mar.

Para mí que normalmente uso mucho las piernas, me doy cuenta que remar es un buen ejercicio para mover un poco la parte superior del cuerpo también.  Éste medio marítimo, ofrece la oportunidad de ver focas a un metro de distancia y parar en algunas de las bahías desiertas para la hora del almuerzo.

Mientras descansando en la arena pienso que será el último lugar de mar donde estaré por mucho tiempo y seguro me recordaré de estos momentos cuando esté en Everest.

Parque Nacional Mount Cook

Llegó el momento de practicar un poco de escalada técnica y qué mejor lugar que el temible Mount Cook, la montaña más alta de Nueza Zelandia, conocida por su clima temperamental.

Llegamos al parque una tarde gris de lluvia y todo el panorama me parecía triste. Las nubes envolvían el paisaje y por primera vez tuve que ponerme ropa más pesada por el frío.

Hablamos con un guarda parques y nos dijo que éste verano han tenido un clima muy inestable. A su vez, nos dijo el último guarda parques que había intentado subir la montaña había regresado con las novedades de que las grietas estaban demasiado abiertas y que era peligroso ir organizados mucho menos solos que es como habíamos planeado.

Esa noche, montamos la carpa bajo la lluvia y entre en ella mojada, lo que me hizo sentir incómoda y un poco miserable. Llovió durante toda la noche y en ese lapso de tiempo perdí todo el interés en hacer cualquier otra cosa en el Parque. Mount Cook que era mi objetivo que no era posible hacer y las demás posibilidades eran pasos peligrosos de dos días de caminada, lo que no me llamaba la atención, mucho menos bajo la lluvia. A día siguiente sin necesidad de discutir mucho sobre el cambio de planes, empacamos nuestras cosas, arrancamos el carro y nos fuimos del lugar hacia otro rumbo.

Lago de Wanaka y el Parque del Mount Aspiring

Después de 4 horas de viaje en carro, llegamos al Lago de Wanaka, una pequeña ciudad orientada al turismo de ski y muchos otros deportes. El nombre del parque de esa región también se refiere a una linda montaña que se llama Aspiring, el Matterhorn del Sur. El paisaje aquí es para deleitarse, hay un lago de aguas azules rodeado de montañas secas que durante el invierno se convierten en pistas de ski. Las personas son muy amables como en el resto del país, pero aquí además de eso tienen un gusto por los deportes extremos y en cada esquina se ofrece desde “sky diving”, “wind surfing”, “paragliding”, etc.

El parque nacional Aspiring ofrece incontables caminatas de 1 hasta 7 días y es aquí donde finalizamos el entrenamiento en Nueva Zelandia.

En ésta región los paisajes son muy alpinos, a diferencia de otros lugares, cuentan con varios glaciares donde se puede llegar muy cerca y ver avalanchas y escuchar el hielo quebrándose mientras se mueve.

En éste punto de mi entrenamiento siento que mi cuerpo está cada vez más resistente. Puedo caminar más rápido y sin parar por 5  o 6 horas consecutivas. El último desafío en la región antes de la partida, fue un trekking que se llama Cascade Saddle, donde se suben 1,700 metros y se baja lo mismo. El tiempo normal para hacer ese recorrido es de 10 horas y logramos hacerlo en la mitad del tiempo. Suficiente o no, lo cierto es que me siento satisfecha con el progreso y el resultado de mi entrenamiento previo al Everest.

Ahora solo escucho el llamado de las montañas de los Himalayas que le hablan a mi corazón. En solo 3 días estaré de nuevo en Nepal y no obstante disfruté enormemente mi tiempo aquí, añoro el caos, los colores y las sonrisas de los nepaleses, además tengo un gran reto esperando por mí alla en el Techo del Mundo...      

Hasta la próxima.

 

 

 

Off alternate text

Diseño Web por iGuate.com