21.03.10 - Trekking a Pike Peak y Proyecto Agua Potable para Nepal
ENTRENAMIENTO FISICO Y ESPIRITUAL Tengo una semana antes de comenzar todos los preparativos finales para la expedición. Tengo que organizar todo mi...
08.03.10 - NUEVA ZELANDIA Parte II
Kayakando en el parque nacional Abel Tasman Abel Tasman fue la primera persona del occidente que navegó en las aguas cercanas a Nueva Zelandia...
07.02.10 - NUEVA ZELANDIA - PARTE I
ULTIMO ENTRENAMIENTO ANTES DEL EVEREST. Me encuentro en Nueva Zelandia. Éste es el último tiempo disponible para completar mi condicionamiento...
Travesía Cho Oyu

30 de Agosto 2009


Hola amigos y amigas,

Hoy es el gran dia. Despues de soñar esta expedición por 1 año y 7 meses estoy saliendo desde Katmandu para la frontera de Tibet, en donde espero estar en 4 horas.

Durante el camino encontramos la carretra bloqueda por causa de un accidente. El cuerpo de la infortunada persona yace al lado de la carretera y hay una gran revolta del pueblo porque el chofer estaba borracho y escapó.

Hay 3 derrumbes en la carretera, en cada uno de ellos salimos con nuestras mochilas para tomar otro jeep o camion que nos lleva una secci’on mas cerca a la frontera. Finalmente después de 8 horas llegamos a Kodari, un pueblo antes de la frontera, que ahora está cerrada y debemos esperar hasta mañana.


31-08-09

Hoy salimos a las 7:30 para cruzar la frontera. El proceso tarda 2 horas y ahora nos encontramos en Zangmu en donde nos quedaremos hasta las siete de la noche, horario cuando abren la carretera que esta manutención, y talves, solo talves, podremos llegar a donde teníamos que llegar ayer, a Nyalan. !Todo esto me parece una verdadera aventura desde el comienzo!

A las nueve de la noche llegamos a Nyalan a 3,700 metros. No puedo ver mucho las caracteristicas del pueblo porque ya esta oscuro. Al llegar enfrente a nuestro hotel veo que tiene una tipica arquitectura tibetana. El hotel tiene dos pisos. En cada uno de ellos hay un largo corredor con varias puertas, todas con mensajes de escaladores y viajeros escritos con marcador permanente. Un mensaje dice: “El peor lugar donde me he quedado en seis meses de viaje”.

Al entrar a mi habitacion entiendo todo. La cama esta con sabanas machadas y cabellos por doquier, el edredon y la almohada huelen mal, el colchon es solo una esponja fina. Por lo general lo incómodo no me afecta, pero ver un lugar tan sucio donde me quedaré por dos noches me da repulsión. Aún no hace frio para dormir adentro de mi saco de dormir pero es exactamente lo que hago para lograr pasar la noche.

01-09-09

Al levantarme logro encontrar el baño comun siguiendo en malísimo olor a orines que impregna el corredor. Si no fuera porque estoy yendo hacia mi gran sueño ya estaria en otro lugar. ¡Creo que nunca estuve en un lugar tan sucio!.

Por la mañana salimos a caminar y solo ahora veo una ciudad hecha de varios cajones de cemento sin ningun rasgo caraterístico tibetano. Al pasar por la centro se pueden apreciar los vestigios de las antiguas casas tibetanas esperando su turno para ser derrubadas y dar paso a la modernidad china.

Hoy tenemos como objetivo caminar desde 3,700 metros hasta 4,500 metros para seguir con nuestro proceso de aclimatacion. Es un dia lindo y me estoy sintiendo muy fuerte. Me dijeron que el hotel de nuestro proximo destino es peor. Prefiero no pensar en el asunto y me voy a dormir tranquila y contenta.

02-09-09

Hoy salimos temprano por la manana hacia Tingri un pueblo que queda a 4,300 metros. Para la sorpesa no solo mia, sino la de todo el grupo, el hotel es nuevo y tiene espaciosas camas y hasta una tina en el bano. No hay mejor cosa que estar esperando por lo peor de lo peor y de repente tener una agradable sorpresa opuesta. Almorzamos un tipico almuerzo chino y para digerir vamos a caminar a la parte vieja del pueblo. Las casas tiene ventanas de madera esculpida y pintada de varios colores. Los muros son blancos inmaculados y el techo es plano con granos secandose encima. Mientras camino siento el aire seco caracteristico de este arido lugar. Veo el horizonte y las imagenes de montanas secas de varias tonalidades penetran mis ojos. La diosa turquesa o el Cho Oyu y la diosa madre de la tierra o el Everest, se esconden timidas atras de las nuves blancas. Talves manana tenga el privilegio de saludarlas.

03-09-09

Siguiendo nuestro programa de aclimatacion salimos por la manana para caminar. Hoy nuestro objetivo es llegar a 4,900. Mientras subo aprecio las vistas desde lo alto. Por alguna razon estos paisajes me parecen familiares. Mi cuerpo se siente simplemente bien en este ambiente. Hoy definitivamente me siento parte del todo. Siento como que perteneciera a la tierra tierra arida que me rodea. El viento seco acaricia mis cabellos y mi piel y siento que el sol me da energias para disfrutar mejor esta subida de 600 metros.

Llego a nuestro objetivo antes que todos a proposito. Quiero tener unos minutos de silencio desde ese punto panoramico donde puedo ver a mi diosa turquesa enfrente de mi. Intento imaginar la ruta y la vista que debe tener desde su cumbre. Cuando llega el grupo estoy feliz. Tengo mucha suerte de estar rodeada de gente agradable. Por lo general conversamos de cosas interesantes, jugamos, contamos chistes, anecdotas. !Que bueno es compartir momentos importantes con otros seres humanos con un mismo obejtivo!

Mi grupo esta compuesto por 3 chicos de Malta: Gregory, Marco y Robert; 3 chicos de Brasil, Manoel, Lui, Lucas y Felber y nuestro guia Victor de Escocia, ademas tenemos 3 Sherpas: Dorje, Kausan, Padawa, que nos asitiran en la montana pero por el momento no hemos compartido mucho tiempo con ellos.

04-09-09

La expedicion empezo hace 6 dias pero solo hoy estamos llegando el nuestro primer acampamento base a 4,920 metros. Hoy nuetro programa es solo caminar por una hora. Como el dia es corto Victor, nuestro simpatico y profesional guia, propone que vayamos a escalar en roca. Yo no tengo mucha experiencia en eso, pero Victor en una de esas personas que transmite una confianza, que podria hacer cualquier cosa que el proponga en la montana.

Logro subir una pared clase 5b y me doy cuenta lo mucho que me gustaria aprender a escalar en roca.

Al parecer nuestra aclimatacion ha sido muy buena porque todas las noches logro dormir bien y mi salud esta muy buena. Lo mismo no acontece con todos. Gregory, uno de los chicos de Malta, esta con diarrea, Lucas, uno de los chicos de Brasil, esta tomando atibioticos para una infeccion de garganta que lo incomoda hace unos dias. Manoel y Marco han tenido dolor de cabeza y nauseas. Se que ninguno de nosotros podra salir de una expedicion de 45 dias de una montana de mas de 8,000 sin enfermarse. Eso hace parte del precio a pagar por seguir este sueno que a veces me parece un poco loco pero terriblemente atractivo.

05-09-09

Creo que nunca me senti tan feliz tantos dias seguidos. Siento que logro disfrutar cada dia. Por alguna razon pienso muy poco en la montana y no siento ninguna prisa en llegar. Este es el segundo de cuatro dias que pasaremos en el Campo Base Chino, por lo general , las otras expediciones se quedaran solo dos dias. Estoy de acuerdo con el plan de aclimatacion de Victor. Creo que tener una base fuerte de adaptacion a las nuesvas alturas es muy importante. Apesar de haber empezado la expedicion antes de muchos otros grupos seremos los ultimos en llegar al Campo Base del Cho Oyu.

Hoy nuestro programa es fijar cuerdas en las rocas altas y practicar subir con el asensor y rapelar. Tenemos que tener cada movimiento con las cuerdas y nuestro equipo lo mas familiarizado posible. Cuando estemos con frio extremo, vientos fuertes y mucho cansancio por causa de la falta de oxigeno en los campos altos, debemos saber actuar con rapidez y eficiencia.

Despues del almuerzo vamos a otra caminada de aclimatacion hasta llegar a 5,300 metros. Victor tiene siempre por lo menos una actividad por dia. No tendremos dias de descanso. El cree que estando siempre en movimiento el cuerpo se aclimata mejor. Estoy muy contenta de tener un guia con tanta experiencia en mi primera montana de 8,000. Victor es muy paciente, muy humilde y responde todo tipo de preguntas. Mi plan con Manoel, es aprender todo lo posible con el, para poder subir el Everest solos.


08-09-09

Campo Base Hoy es el día de movernos al campo intermediario a 5,300 metros. Hoy mi mochila está con 45 libras. El resto de mis cosas y las cosas del grupo entero seran colocado en un camión. El transporte de las cosas se ha estado organizando de este modo porque últimante se ha visto que los yaks (bovinos peludos que viven a 3,500 metros o mas) se cansan mucho por hacer dos días de caminada seguidos con mucho peso.

La caminada es de 12 kilómetros y se gana 300 metros de altitud. Como me estoy sintiendo con energías, inento caminar rápido y llego al campo en menos de dos horas y media. Al llegar me siento cansada, ha de ser la mochila pesada y los efectos de la altitud. Cuando Víctor llega, nos dice que iremos a hacer una caminada de aclimatación y me siento tentada en quedarme. Ese dia sólo tenemos una refacción y no un almuerzo porque nuestro cocinero aún esta organizando la cocina. Recuerdo que nos quedaremos solo una noche en este campamento y al día siguiente nos moveremos al Campo Base del Cho Oyu, el oficial, entonces decido que es mejor participar de la caminada. Con un poco de pereza y sin comida ni agua empiezo a subir. ¡No esperaba que el plan fuera llegar hasta 6,030 metros!. Durante el ascenso empieza a nevar y cuatro de los nueve integrantes regresan. Yo sigo más por deber que por placer pero al regresar al campo estoy deshidratada, con hambre, exhausta y con un dolor de cabeza que no me es familiar en la montaña, ya que por lo general sé que hasta 7,000 metros (cuando subi el Aconcagua) me aclimato bien. Voy a mi carpita y entro en mi saco de dormir. Intento escuchar música pero el dolor de cabeza hace que me moleste cualquier ruido. Decido intentar relajarme y descansar pero despues de media hora me llaman para cenar. Durante la cena como muchisímo y bien, me siento recuperada y tengo una noche de sueño profundo. Creo que me ciudaré de ahora en adelante de no quedarme muchas horas sin comer cuando más lo necesito.

09-09-09

Hoy nos levantamos temprano para movernos al Campo Base del Cho Oyu. Hasta el momento, me he estado concentrando en difrutar cada día, y a decir verdad, no he pensado mucho en la montaña. Ha de ser porque es un expedición tan larga que no siento ninguna prisa en llegar. Al caminar veo a la diosa turquesa enfrente mío casi todo el tiempo y cada vez parece más grande. Esto me hace notar que ahora si estoy por comenzar la verdadera expedición y no puedo más ignorar mi gran desafío. Eso me provoca un frio en el estomago.

Durante el camino hablo con grupo de italianos que me cuentan que es la tercera vez que intentan la cumbre de esta montaña. Luego hablo con un grupo de españoles. Dos del grupo ya escalaron un ocho mil antes y para los otros cuatro es la primera vez. Uno de los chicos con más experiencia me cuenta su ascenso al Manaslu (la octava montana más alta del mundo) y de como tuvo que hacer un bivauc (dormir sin carpa) no planeado a 7,600 metros. Me dijo que había tenido mucha suerte, pues él y su Sherpa sólo tenian una cocinilla con la que lograron calentarse durante la noche para no perder los dedos. Me doy cuenta que me siento incomóda de escuchar esas historias negativas y al mismo tiempo, sé que ellas hacen parte de este juego peligroso de escalar montanas de más de ocho mil metros que decidi jugar.

Al llegar al Campo Base, tenemos que hacernos espacio sobre el glaciar de piedras y montar nuestras carpas. Creo que la verdadera acción empieza ahora. Me siento en una verdadera expedicion y eso me emociona mucho.

10-09-09

Hoy me desperté con el sol iluminando la carpa. Cuando salgo de mi cubículo, me doy cuenta que estoy en el Campo Base. Aun me siento cansada por la noche anterior. Tuve una diarrea terrible e inesperada. Es la primera vez que me enfermo desde que salí de Katmandú y coincidio con la noche más alta en la que he dormido hasta ahora. Todo esto ayuda a dejarme aún mas fatigada.

Campo BaseDespués de una dosis masiva de altibióticos y un desayuno forzado, me preparo para el reto del día: caminar por el glaciar hasta llegar a 6,000 metros de altitud.

Con los primeros pasos mi respiracion se acelera tanto que parece que estoy corriendo en un Marathon. Mi cuerpo se siente debilitado. Me quedo por la primera vez hasta atras junto con Felber, que desde hace unos días esta más lento que el resto del grupo.

El camino sobre el glaciar es muy lindo, pasamos por unas torres de hielo azul muy altas fornadas por el viento. Necesito estar concentrada para no resbalarme en el hielo que se esconde abajo del piedrin por donde caminamos. Despues de 3 horas aún no hemos llegado a nuestro objetivo. Decidimos volver, pues no llevamos nada para comer y en ese momento empieza también a nevar. De regreso, de alguna forma recupero las energías y camino hacia el campo rapidamente.

Ahora que estoy sentada en la mesa común, siento que necesito hidratarme bien, comer y descansar. Creo que los antibióticos estan funcionando porque ya no me siento tan cansada como hoy por la manana. Despues del almuerzo me encamino a mi carpa, en donde me espera el libro "1,984", la novela de George Orwell sobre "El Gran Hermano".

Así es como paso mi primer dia en el Campo Base del Cho Oyu. El primero de muchos días más.

11-09-09

Hoy salimos del campamento con la advertencia de llevar ropa extra y comida porque talvez regresaremos tarde.

Volvemos a recorrer exactamente el mismo camino estrecho y resbaladizo sobre el glaciar que recorrimos ayer. Después de una hora y media llegamos al mismo punto que ayer nos tardó tres horas. Eso nos hace ver que ya estamos todos mejor aclimatados. Es muy alentador tener esta mágica adaptacion del cuerpo a las nuevas altitudes. La primera vez que subimos a lo alto nos sentimos cansados, ésta segunda vez tenemos más energía y podemos ir con más rapidez. Me pregunto, hasta qué altitud pasará lo mismo?. Dicen que despues de los ocho mil metros esta adaptación es imposible.

Hoy el reto es llegar hasta el Campo 1 a 6,400 metros. Veo enfrente mía una subida que parece no tener fin en una montaña de terreno rebaladizo. Sé que tengo 400 metros verticales para subir en altitud. Me preparo para subir en un paso controlado. Un paso inspiro, otro paso expiro. El peso de mi cuerpo lo apoyo en la pierna estirada que esta atras. Esta técnica la aprendi en el Mckinley y me sirve para descansar los musculos de la piernas a cada paso y estar menos cansada a largo plazo. En ese ritmo logro llegar a mi obejtivo en una hora y media. Al llegar la visión me causa una sensación entre miedo y misticismo. La montana esta envuelta en nubes y esta nevando. Se puede entrever carpas de todos colores puestas en lugares que parecen inclinados y precarios. Este es el Campo 1, en donde estaré dentro de dos días y donde por fin estaré en las faldas de mi montaña, bajo su protección y su amparo.

12-09-09

Increible pero cierto, hoy es día de descanso y desde que despierto el cielo esta de un color azul intenso. !No podría haber una mejor coincidencia! Aprovecho para lavar ropa, bañarme, ordenar y limpiar la carpa y separar todas las cosas que estare llevando al Campo 1.

Hoy parece ser un día lleno de actividades placenteras. Me quedo en la carpa haciendo turnos entre leer y dormir. Me levanto solo para comer. Para el almuerzo tenermos una deliciosa y rara ensalada de tomates y pepinos con aceite de oliva, vinagre y orégano. Se me apetece tanto, que me olvidó de mi reciente diarrea y me traquilizo diciéndome que en caso suceda de nuevo, estoy dispuesta a tomar de nuevo antibioticos con tal de no perderme las crujientes verduras frescas.

Por la tarde jugamos cartas y por la noche tenemos planeado ver una película, "Apocalipsis Ahora". Es mi primer día de descanso y le hago honor disfrutando cada minuto de estos momentos de sol y traquilidad.

13-09-09

Hoy es un claro y despejado domingo. Es el día escogido por el "lama" o maestro budista para celebrar la ceremonia para perdir protección y permiso a la diosa turquesa antes de entrar en su territorio.

Campo BaseHay un altar de piedra de unos dos metros e incienso quemándose en el fuego. Hay ofrendas al pie del altar como galletas, dulces, chocolates y hasta Pringles. Enfrente del altar esta nuestro "lama" recitando varios mantras u oraciones y atras del altar esta la montaña mostrándose serena, orgullosa e imponente. El olor del incienso mezclado con las palabras del lama y el viento en mi piel, me hace sentir en una situacion muy solemne. Alli estamos nosotros haciendo un acto de respeto para los locales y para la naturaleza. La visión de la montana en un día tan luminoso como este, me da la sensación que es un lugar de paz y armonía, pero en esa misma montana varias personas han muerto y representa un gran desafío para cualquier humano que quiera ver el mundo desde su cima de 8,201 metros. Al acabar la ceremonia, compartimos la comida y bebidas ya bendecidas previamente. Despues el ayudante del lama pasa con un polvo de cebada que aqui llaman Tsampa, el alimento principal de la region, nos hace tirar el polvo tres veces al viento, comer un poco y luego el nos llena las mejias y la frente con el blancuzco polvo diciendonos en inglés "good luck".

Ya bendecidos por la costumbre local, nos disponemos a arreglar nuestras mochilas para mañana.

14-09-09

Hoy salgo con casi 45 libras en mi mochila, es casi todo el equipo que necesito para los campos altos. Mi equipio incluye un saco de dormir de menos 50 grados, chaqueta de plumas de menos 40 grados, botas dobles Millet, colchón térmico, mitones gruesos para las manos, gorro de lana, arnés y crampones. El ritmo de la caminada es mas lento pero me estoy sintiendo con una buena dosis de energías. Llego al Campo 1 después de cuatro horas, soy la primera en llegar. Atrás de mí está Manoel que me comunica que tiene un fuerte dolor de cabeza y náusea. Ponemos todo nuestro equipo en la carpa y estoy lista para empezar a derretir nieve para hidratarnos, lo que tarda por lo menos 45 minutos. Unos instantes después llega Victor y le pide a Manoel que regrese con él a ayudar a nuestro poteador que no esta aguantando subir la carga. Veo a Manoel que esta acostado con las manos en la cabeza y me ofrezco a ir yo. Me siento muy privilegiada de aclimatar rápido pero se que no es toda la suerte que se necesita en la montaña.

Esa noche yo no tengo apetito para cenar porque aun siento el almuerzo estancado en mi estomago. Manoel vomita todo el almuerzo y los litros de liquido que con tanto esfuerzo bebimos durante la tarde. La falta de oxígeno desacelera la digestion y en consecuencia la eficiencia de procesar energia. Es por eso que el riesgo más grande en una montaña como esta, es congelarse los dedos, la nariz, las orejas, no solo por el frio sino por la imposibilidad del cuerpo de producir calor.

Ahora que me encuentro a 6,400 metros veo que todos los riesgos y las complicaciones comienzan a tomar una forma mas concreta. Desde mi solitaria carpa, espero que Manoel mejore para que podamos subir juntos y que el resto del grupo se encuentre bien.

15-09-09

Hoy es un dia muy especial. Es el aniversario de independenencia de Guatemala y mi primera noche en la vida que duermo tan alto. Tengo buenas razones para celebrar y estar contenta.

Manoel también amanecio mejor y aunque está sin comer y con poco liquido por 18 horas decide que nos acompañara en la caminada de aclimacion al Campo 2.

El primer trecho es una subida de unos 100 metros. Cuando doy los primeros pasos siento mi corazón pulsar fuertemente y mi respiración muy acelarada. Mis piernas estan pesadas. Me doy cuenta de que tengo que cambiar el ritmo de caminada. Victor nos dice que el gran secreto para escalar montañas altas es ir muy despacito y descansar las piernas a cada paso. Empiezo a hacer el ritmo un paso, dos respiraciones, otro paso. Me parece que estoy caminando lentísima pero solo así logro mantener la respiración controlada. Después de dos horas y media de caminar con un fuerte viento llegamos a la base de un gran block de hielo de unos 35 metros de altura. Hay un grupo de personas que escalando esa sección hace una media hora y parecen moverse muy muy lentamente. Al verlos me siento ya agotada de ver lo que nos espera.

Esperamos sentados en la nieve y el viento que nos enfria rápidamente. Veo con angustia como ellos tratan de subir pero parecen quedarse en el mismo lugar. Despues de un rato, Victor decide que es mejor regresar ya que les tardará mucho terminar de subir. Me siento con alivio al darnos la vuelta. En media hora estamos de vuelta al Campo 1 y yo me siento muy cansada. Victor nos dice que es mejor bajar hasta al Campo Base para recuperar energías y comer bien. Me cuesta mucho encontrar las fuerzas y más que todo, las motivaciones para caminar por otras tres horas. Decido confiar en el criterio del guía, al fin y al cabo, estoy aquí para aprender a escalar montanas de ocho mil metros. Sé, por la gran experiencia de Victor que estoy en buenas manos pero a veces mi espiritu independiente me hace querer tomar mis propias desiciones. Al llegar de nuevo al Campo Base a 5,700 metros, siento que logro digerir lo que comí antes de bajar, mis músculos ya no estan cansados y me siento de nuevo con apetito. Es increíble lo que puede hacer bajar. Ahora entiendo la importancia del plan de Victor. Mañana tendremos un día entero de descanso y pasado mañana subiremos al Campo 1 por una noche y luego al Campo 2. Qué miedo me da pensar dormir a 7,100 metros. Si a 6,400 metros todos nos estamos sintiendo tan agotados y sin apetito alguno, ¿cómo se sentirá estar allá arriba?

16-09-09

ESCOGIENDO COMIDA PARA LOS CAMPOS ALTOS

Campo BaseDía de descanso. Por lo general mis días de descanso consisten en días de limpieza. Me baño, lavo ropa y ordeno la carpa. Que bueno es sentirse limpia y bien olorosa.

Por la tarde, escogemos las comidas que más se nos apetecen para los proximos dos días. Una ración para el Campo 1 y otra para el Campo 2. Es dificil escoger. Entre las consideraciones estan:

    1. El peso de la comida lo debo llevar yo misma.
    2. No tendré apetito, entonces debo pensar en comida como combustible y no como comida.
    2. En altitud no se digiere bien la grasa animal entonces las comidas ricas en calorías como la mantequilla, el queso, el salami y el chocolate, no son una buena opción.

¡Qué difícil, cómo todo es complicado en la vida de altitud! No puedo llevar todas las calorías que necesitaré. El metodo aquí, es comer muchisimo en el Campo Base para poder comer poco en los Campos Altos. Con un suspiro escojo galletas saladas y dulces, avena instantánea, barras de cereales y dulces. Para hidratar, aparto tes descafeinados, porque la cafeína es diurética, leche, azúcar, jugo en polvo con azúcar, porque el aspartame da flatulencia. Con mi bolsita, que parece de sorpresa de cumpleaños de niños, me voy a la carpa a terminar de arreglar mi mochila para mañana.

17-09-09

EMPEZANDO EL ASCENSO DEL SEGUNDO CICLO- DESPUÉS DE CAMINAR, EL SEGUNDO TRABAJO MAS DIFICIL ES DERRETIR NIEVE

Camino por la séptima vez através del glaciar. Aquel subi-baja de piedrín resbaladizo con hielo que tanto me gustaría poder evitar. Lo bueno, es que cada vez parece menos tedioso, más corto y menos agotador. Eso, es el efecto de la aclimatación y a la vez la experiencia saltando piedras y esquivando secciones resbaladizas. Al llegar a camino super inclinado de 350 metros de subida que lleva al Campo 1, me canso antes de empezar. Comiendo unas galletas, observo el ritmo tan lento que la gente hace al subirlo. El terreno, ahora que no ha estado nevando, tiene mucho polvo y piedrecillas. A cada paso que se hace, se retrocede medio. Con resignación, subo una vez más y después de una hora y cuarto estoy viendo casi cien carpas multicolores puestas en la nieve blanca. La poblacion del Campo 1 ha crecido enormementre en los últimos dos días. Al llegar a mi "apartamento" amarillo, empiezo a derretir nieve. Esa, es la actividad más importante, común y tardada de la montaña. La estufa está siempre encendida. Parece la cocina de algunas mamás en víspera navidena. Cada litro de agua se tarda media hora para derretir. Después de derretir la nieve, porque el agua a esta altura hierve a sólo 80 grados y no mata todos los bichos, se pone yodo en el agua para purificarla y se espera otra media hora. Hay que beber por lo menos ocho litros por carpa para dos personas y dejar listo otros cuatro litros para el dia siguiente. Al terminar mis tareas de casa, trato de descansar. No dejo de pensar en aquellas personas moviendose como babosas en la sección de cuerdas fijas hace dos días.

Ese día, tuvimos que regresar porque habia mucho frío para esperar que ellos lograran escalar los penosos treinta metros. ¿Que pasaba con ellos? Habrá sido la dificultad, el frío, la falta da aclimatación, la falta de experiencia... Muchas preguntas que no logro responder. Mañana sabré cual es la dificultad de esa seccion técnica, que es es sólo la mitad de nuestro largo camino hasta el Campo 2.

18-09-09

SUPERANDO LÍMITES A CADA PASO

"Hoy es el segundo dia más difícil después de la cumbre". Así es como describen la trayectoria del Campo 1 al 2. Cuando llego a la base del gran block de hielo, casi todos mis compañeros están atrás. Dos de ellos ya pasaron y no logro verlos más. Me siento en la nieve y saco mi barra energética y mi agua, creo que necesitaré una carga de energía antes de comenzar esa parte técnica. Espero a Manoel, que viene más lento que yo pero con paso firme y constante. Cada uno de nosotros debe encontrar ese paciente ritmo para poder caminar por largas horas. Espero por casi media hora y mientras tanto pienso si espero sólo para no ir sola. Cuando llega Manoel ya estoy quedandome fría. No tengo escusas para seguir prolongando lo inevitable. Tengo que llenarme de coraje y seguir sola hacia esa sección de hielo. Me pongo la mochila con preocupación por no saber lo que me espera. Sé que es importante saber ser independiente en la montaña y quiero probarme esto a mí misma.

Con un paso lento empiezo a subir, me aseguro de la cuerda fija con mi carabiner y con mi ascensor. Si caigo, estos artefactos me salvarán la vida. La pared es de hielo y el espacio para poner mis enormes botas es pequeño. Subo unos quince metros con dificultad y lentitud y luego empiezo a recorrer el camino horizontal en donde logro recuperar un poco el aliento. La última sección de diez metros es casi vertical. Tengo dificultad para respirar. Me es muy difícil quedarme en una posición cómoda para relajar los músculos. Solo unas pocas puntas de mis crampones se detienen en el hielo por mílimetros. Estoy tensa respirando cada vez más rápido. Un pequeño esfuerzo a 6,750 metros parece una verdadera odisea. Al terminar la subida doy unos cinco pasos y me tiro a la nieve con mi mochila pesada. Allí, hay unos Sherpas comiendo manzanas y me ofrecen un poco. Yo no logro ni siquiera hablar. Después de un minuto respirando aceleradamente, empiezo a recuperar el aliento poco a poco. No sé si los Sherpas son amables, irónicos o sinceros cuando me dicen que yo soy muy fuerte. Allí, recibo probablemente la propuesta de matrimonio más alta del mundo. Uno de los Sherpas me dice que me deberia de casar con uno de ellos para convertirme en una verdadera Sherpaní.

Pienso, que ellos deben estar muy bien de salud y de energías para logra hacer un cumplido. Yo, ahora, ni siquiera logro identificarme como mujer. Soy solo un ser cubierto por una gruesa camada roja rellena de plumas, como la mascota de la marca de llantas Michelín.

Decido proseguir y hago el resto del camino sola. Hay silencio y no tengo la presión de tener alguien atrás o adelante. Soy yo y la diosa turquesa en plena intimidad y comunión. Ahora somos dos amigas, dos socias, ella enseñándome y yo aprendiendo. Seguramente, ella no me necesita, pero es bondadosa y me quiere ayudar.

Después de dos horas llego a 7,000 metros. De allí en adelante, cada paso es un nuevo record. Lo más alto que habia llegado hasta ahora es el Aconcagua.

Al llegar al campamento ayudo a los Sherpas a montar las carpas y empiezo a derretir nieve para mis compañeros que vienen atrás. Para cada pequeño movimiento, tengo que respirar profundamente para poder continuar. Me siento exhausta. A veces muevo la cabeza y todo parece dar vueltas alrededor mío. No sé si preocuparme o no. Me concentro en respirar mucho y profudamente y no olvidarme de esto. Después de una hora y media veo llegar a los primeros compañeros. Ya tengo dos litros de agua listos para ofrecer. Durante la tarde es lo que hago para todos los demás, agua para tomar. Si todos nos hidratamos bien, se pueden evitar los dolores de cabeza.

Esa noche, duermo mal, muy mal. La nieve abajo de mi carpa no esta plana y no logro encontrar una posición cómoda. Cuando cierro el zipper de mi saco de dormir siento calor y me despierto sofocada. Cuando abro el zipper me despierto con frío. Al amanecer, siento que no he dormido nada.

19-09-09

UNA BREVE VISITA AL CAMPO 3

Salimos a las 7:30 de la manana hacia el Campo 3 a 7,500 metros. Hace mucho viento y de conscuencia muchísimo frío.

Doy mis primeros pasos y tengo que parar para recuperar el aliento. Me digo que cada paso en un limite que supero. Siento los pies y las manos congeladas, los dedos dormidos del frío. A cada paso muevo los dedos para mantenerlos vivos. Veo a Victor y a Lucas enfrente de mí. Yo no siento prisa. Hago un paso y respiro dos veces. Después, eso ya no es suficiente. Me concentro en hacer 20 pasos y parar para descansar y respirar diez veces. Cuando siento, estoy haciendo 10 pasos y respirando veinte veces. ¿Hasta qué punto voy a disminuír mi ritmo? Cuando veo para atrás, hay solo tres personas de las siete que estaban atras de mí. ¿Por qué regresaron?

¿Por el frío, por el cansancio?

Me siento tentada en regresar yo también pero no dejo que ese pensamiento me convenza. Quiero subir el Cho Oyu sin oxígeno y esa es mi prueba de oro. Tendré que dormir en el campo 3 la próxima vez que suba antes de la cumbre. Con esa gran motivación, sigo sufriendo y caminando en la, ahora, profunda nieve. Estoy casi llegando, cuando veo a Lucas bajando. Me dice que los dedos de sus pies se están congelando y que mejor bajará al Campo 2. Yo sigo subiendo mientras me pregunto a que horas éste sufrimiento acabara. Veo a Victor bajando y me dice que el campo esta a sólo 15 minutos. El es tan amable que se ofrece a subir de nuevo para acompanarme hasta allí. Yo le agradezco sin estar realmente agradecida. Hubiera preferido que me que dijera que ya era hora de bajar.

Al llegar al Campo 3, no veo ninguna carpa. Se ve un lugar imposible para cualquier humano exisitir. El viento levanta la nieve que me pega en la cara como pequeños vidrios. Levanto la mirada y la cumbre se ve tan cerca desde allí. Está a sólo 700 metros pero sé que cada uno de ellos los pagaré muy caro. Me tiro a la nieve y noto que mi garganta y mis pulmones arden cada vez que respiro ese aire seco, frío e insuficiente para la subsistencia. ¿Cómo será seguir subiendo?

Estar allí, después del día larguísimo de ayer, dormir mal, comer poco, estar deshidratada y no estar aclimatada a esa altitud, son todas situaciones en contra. Creo que es lo mas difícil y exhaustivo que he hecho hasta este preciso momento de mi vida. Hoy, la diosa turquesa no es más mi amiga o mi socia. Hoy, ella parece más mi enemiga, pero dicen que nuestros peores enemigos son tambien nuestros mejores maestros.

Este día lleno de pruebas duras termina a las cinco y media de la tarde de regreso al Campo Base. Hoy subí desde 7,150 a 7,500 metros y bajé hasta 5,700 metos. Fui la única del grupo que llegó al Campo 3 ademas del guía. ¿Será mi buena aclimatación? No creo, fue terriblemente difícil llegar hasta allí. Creo que lo que me ayudó, fue la determinación que tengo adentro de mí. Estoy dispuesta a darlo todo. Pase lo que pase.

Me voy a dormir con los músculos adoloridos, la garganta ardiendo y los ojos pesados. Los próximos dos días son para descansar antes del tercer ciclo. Talvez el último, finalmente ¡hacia la CUMBRE!

20-09-09

OXÍGENO O NO OXÍGENO

Hoy me levanto y me entero que nadie más del grupo irá sin oxígeno. Me siento desilusionada y algo frustrada. Mi sueño es subir sin oxígeno pero Victor no mandaría otra carpa y otra organizacion solo por una persona. Talvez sea sensato, por ser mi primera montaña de más de ocho mil metros, hacerlo lo más segura posible. Sería difícil también, después de compartir tanto tiempo juntos, ir sola a la cumbre y no poder abrazar a mis compañeros y a mi amado Manoel. Trato de convencerme que es lo mejor, pero en el fondo siento que me estan quitando una oportunidad. Espero hacer las paces con esta situación y sentir que de veras es necesario que vaya con oxígeno. No sé, no tengo esa experiencia para saberlo con exactitud.

Por la tarde probamos nuestras máscaras y botellas de oxígeno y aprendemos como montarlas.

Purifico cada agua que bebo, aunque nuestro cocinero Pemba la haya hervido previamente. No quiero tener ninguna oportunidad para quedarme enferma antes de la cumbre. Lo único que no depende de nosotros, es el clima. Espero que nos favorezca para el gran día. Empieza la cuenta regresiva...menos cuatro.

Esa misma noche a las 10 pm empezaremos a prepararnos para ir hacia la cumbre a medianoche si el clima lo permite. Estén pendientes y esperen novedades el 24 o 25 de septiembre.

"Por Guatemala, por el crecimiento espiritual y la armonía entre los seres humanos y nuestro universo, por las mujeres, por la juventud y por la vida".

Andrea Cardona


1 | 2

Off alternate text

Diseño Web por iGuate.com